Por Ana Goite

A pesar de que los internautas han ido ganando confianza en los métodos de pago online, comprar por internet, es uno de los usos que se ha mantenido estable en la región, sin grandes variaciones con respecto al año 2008. En el estudio de Usos de Internet en Latinoamérica, se reporta que al menos un 49% de los internautas que participaron en el estudio había comprado algo a través de Internet; siendo los países más cercanos a esta media regional: Argentina, Brasil, Puerto Rico, México y Uruguay.

A pesar de este resultado, este mercado puede aún crecer mucho más. La clave está en identificar oportunidades para ampliar esta modalidad de compra. Es necesario saber que en la dinámica del comercio electrónico, intervienen dos aspectos importantes: el primero tiene que ver directamente con el comprador y, en él se incluyen, las principales barreras de esta modalidad de compra: la carencia de instrumentos de pago (tarjetas de crédito) y el aspecto social de la compra (ir a la tienda a ver los artículos); y, un segundo aspecto que es inherente al medio y tiene que ver con la confianza que genera en el consumidor y con la poca oferta de sitios para comprar en internet y la ausencia de ofertas de valor de los mismos que lleven al usuario a contemplar la compra por internet como una opción segura, rápida y cotidiana.

Una variedad de opciones de pago, donde no se dependa exclusivamente de una tarjeta de crédito sino que proponga al usuario otras formas de pago (depósitos bancarios, transferencias electrónicas), al menos en las transacciones locales de cada país, disminuiría el principal inconveniente a la hora de comprar en internet ya que incluso ayudaría al consumidor a disminuir la desconfianza en el medio asociada a propocionar los datos de sus tarjetas de crédito.

Con relación al segundo aspecto, tenemos que en la mayoría de los países de Latinoamérica la oferta de productos para compras online se basa en artículos de tecnología, de los cuales los relacionados con computadoras (laptops, desktops, accesorios, software) alcanzan el 56% de los principales rubros comprados de la región seguidos por celulares y accesorios para celulares que suman un 28%.

Esto es así porque son justamente las empresas de tecnología y los usuarios sensibles a la tecnología quienes se han apoyado en el medio electrónico para diversificar las formas en las que el consumidor puede adquirir sus productos, sin embargo, aún hay nichos de mercado importantes, como por ejemplo: artículos de cuidado personal y algunos productos farmacéuticos que pueden ofrecer más opciones, están en la capacidad de ir construyendo la confianza en el consumidor a través de una oferta variada y un servicio que ofrezca comodidad, rapidez y seguridad en la compra que son aspectos valorados de forma importante por el consumidor.

El reto y la oportunidad para el sector está latente.

Barreras para el comercio electrónico en Latinoamérica

Si desea adquirir el reporte Comercio y Banca Electrónica en Latinoamérica, escríbanos a info@tendenciasdigitales.com