Con la aparición del Coronavirus (Covid-19) el mundo ha tenido que cambiar su cotidianidad, muchos países han sido golpeados por esta pandemia que ha traído consigo miles de contagiados y fallecidos. En este entorno, internet y los medios digitales han sido una vía para que los consumidores se informen de lo que va sucediendo en el mundo al momento en el que ocurre. En Latinoamérica el 57% de los internautas que entrevistamos en nuestro estudio El Consumidor Digital, se interesan en los temas de salud y esta preocupación es una tendencia que ha estado presente desde hace algún tiempo, viéndose reflejada en temas como alimentación saludable, ejercicio físico, búsqueda de equilibrio, etc. Pero no es solo el interés por estos temas lo que ha tenido peso dentro del mundo digital, hoy por hoy el sector salud se ha montado en la ola tecnológica y en estos tiempos de pandemia se ha hecho más visible. La e-Health o mejor conocida como telemedicina en Latinoamérica, ha cobrado relevancia en estos momentos que se necesitan alternativas sanitarias de cara a enfrentar esta realidad.

La e-Health (telemedicina) y las Tecnologías de Información y Comunicación (TIC) en el área de sanidad, se manifiestan en diferentes modalidades como lo son la teleconsulta, el telediagnóstico, la telemonitarización, la teleasistencia, la telecirugía, la teleformación y la telerehabilitación. Todas estas uniones del sector salud con la tecnología se definen como “el uso de la información electrónica y las TIC en apoyo de la asistencia clínica, la educación sanitaria y la salud pública a distancia”, siendo la m-Health (m-salud o salud móvil) “una variante de telemedicina realizada con el apoyo de los dispositivos móviles como (smartphones, tabletas, PDAs)”, según el Dr. Javier Cabo Salvador de la Universidad Udima de Madrid.

El impacto de la tecnología y el internet es decisivo en el desarrollo de la medicina y un avance clave en la gestión de pacientes crónicos, mejorando la calidad asistencial y la seguridad. De igual forma esto ha cambiado la accesibilidad, al salvar las barreras tanto geográficas como políticas, económicas y administrativas, ayudando a mejorar la continuidad del proceso asistencial en base a la eficiencia, eficacia y efectividad, reduciendo costes, agilizando procesos, evitando el desarrollo de morbilidades y posibilitando el desarrollo de la medicina personalizada de la mano de la tecnología.

Cada vez en más países se ha visto un incremento no solo en la longevidad de sus poblaciones sino también un aumento en las patologías crónicas que requieren de mayor asistencia, haciendo cada vez más urgente servicios asistenciales de calidad y que tengan distintos modos de atención que permitan llegar a más personas. Siendo esta una oportunidad para la telemedicina y la teleasistencia, tanto para los diagnósticos a distancia, como para la monitorización remota de pacientes asistidos ya no solo en las unidades de UVI, UCI, REA, sino también en Centros Ambulatorios Sanitarios y parasanitarios como las farmacias o centros locales de apoyo rurales (siendo estos uno de los grandes atractivos en la región sur americana y en el continente africano). En definitiva, las TIC, además de mejorar la calidad asistencial juegan un papel muy importante en la seguridad del paciente y suponen un ahorro importante en el consumo de recursos sanitarios.

Beneficios de la Telemedicina

Conocemos que la telemedicina es una gran oportunidad en medio de grandes crisis, tomando los beneficios de internet en nuestras prácticas, pero ¿cuáles son los beneficios específicos que aporta la Telemedicina en los procesos asistenciales?

Para los ciudadanos:

  • Mejor calidad asistencial, por tener acceso de forma sencilla y rápida a especialistas.
  • Los pacientes evitarán gastos, pérdida de tiempo y la inconveniencia de viajar, en ocasiones largas distancias, para realizar consultas adicionales cuando se requiere contar con la opinión de un especialista.

Sobre los profesionales médicos:

  • Mejora de la coordinación clínica y terapéutica.
  • Apoyo a los médicos que ejercen su labor en zonas aisladas.

En el sector salud:

  • Favorece la equidad y universalidad del servicio sanitario.
  • Mejora la continuidad asistencial.
  • Permite el suministro de asistencia sanitaria de calidad en las zonas remotas de los países.
  • Facilita una menor duración de la estancia en el hospital, lo que se traduce en una mejor utilización de los recursos y una mayor rapidez en la incorporación del paciente a su rutina y entorno habituales.
  • Mediante la utilización de la Telemedicina se puede conseguir que cada entorno asistencial (Atención Primaria y Atención Especializada) disponga de la información suficiente y tenga capacidad para intercambiar la información.

Experiencias de la telemedicina

Ramon Canay fue el primer paciente en Telea. Vive en Alón de Arriba, una aldea a cuatro kilómetros de Santa Comba, España. Siendo hipertenso desde hace 20 años comenta como es su proceso con la telemedicina, «yo ya me solía medir la tensión desde casa y la llevaba escrita en un papel al médico. Ahora es más cómodo«, explica el hombre, de 75 años. Se toma la tensión dos veces al día cada dos semanas y su hija, María Dolores, se encarga de incorporarlos a la plataforma informática. «Siempre tuvo tensión de bata blanca: cuando veía al médico, se ponía nervioso. La que se toma en casa es más real«, señala la hija.

Para el 100% de los pacientes de la prueba piloto era mejor hacer los controles en su domicilio y los resultados en salud, además, mejoraron. El 90% de los hipertensos tuvieron mejores niveles de presión arterial y se redujeron los ingresos hospitalarios entre aquellos con insuficiencia cardíaca, según el Servicio Gallego de Salud (Sergas).

Telea se ha convertido en una iniciativa de éxito que ya se ha instalado de forma generalizada en el Sistema Gallego de Salud.

Desde el punto de vista de los profesionales de salud  

El Dr. Sergio Vañó, dermatólogo y coordinador del Grupo de Innovación en Tecnologías Médicas del Hospital Universitario Ramón y Cajal (Madrid), sobre medicina y nuevas tecnologías, realizó una entrevista para Elsevier (empresa de análisis global en materia de salud) sobre la e-Health.

Para el Dr. Vañó la e-Health es una herramienta más dentro de la práctica clínica asistencial, señala que “el siguiente paso debe ser la integración de la e-Health en los sistemas de información sanitarios, como la historia clínica digital”. Dentro de la telemedicina no escapan las redes sociales y es que para el Dr. Vañó estas juegan un papel importante en la comunicación con los pacientes y el aprendizaje de enseñanza sanitaria.

Ahora bien, no deja de ser un reto la incorporación de nuevas tecnologías a un sector tan delicado como la salud por eso el doctor declaró que la implementación en el sistema de salud debe ser progresiva, estructurada y siguiendo una estrategia. Y por supuesto, contando con todos los actores del sistema de salud (médicos, otros profesionales sanitarios, gestores y pacientes, por supuesto)”.

Sin duda la e-Health ha ido dando pasos considerables en palabras de Vañó “el creciente desarrollo de las apps de salud, la tendencia a crear estrategias que “empoderen” al paciente, la novedosa creación de “juegos de salud” que fomentan hábitos de vida saludables, los “wearables” como sistemas de medida de parámetros corporales y los nuevos sistemas de comunicación (por ejemplo, las Google Glass)” son los próximos pasos de la telemedicina.

Los grandes desafíos de la innovación tecnológica en la medicina

No queda duda que los cambios generan resistencias propias de los grupos y empresas ante la implementación de estos últimos avances. Pero lo cierto es que estas nuevas tecnologías aun tienen grandes desafíos que superar.

Entre los principales está la protección frente a ataques informáticos que podrían ser capaces de robar miles de historias médicas, considerando también que esto tiene la dificultad añadida de que todas las entidades de salud evitan reconocer fallos de su seguridad por miedo a que sus pacientes las abandonen y pierdan la confianza en los avances, lo que hace más compleja la detección de estos problemas y su solución.

Otro desafío de gran peso es el costo de las nuevas tecnologías para unos sistemas sanitarios cada vez más empobrecidos debidos a la crisis y políticas públicas desacertadas.

Nos encontramos así, ante un escenario repleto de preguntas y novedades para los próximos años. Pero sin duda los cambios que genera la telemedicina buscan mejorar los servicios de asistencia y momentos de crisis como los que estamos viviendo con el Covid-19, suelen ser los mayores impulsos para mejorar. Hoy muchos países víctimas de la pandemia han adaptado formatos primarios de telemedicina para monitorear y evitar la propagación del virus además de mantener los diagnósticos lo más adecuados y rápidos posibles.

Hoy desde Tendencias Digitales te invitamos a quedarte en casa y cuidar de los tuyos. No olvides que seguimos acá para responder tus preguntas y si deseas más detalles sobre los datos del estudio sobre el Consumidor Digital en Latinoamérica y las nuevas tendencias en el mercado regional, escríbenos a info@tendenciasdigitales.com o a @TendenciasD. También  puedes comentar este artículo o enviar tus sugerencias para próximos artículos.